lunes, 23 de julio de 2007

Excursiones gastronómicas

Montana Bistró
Queda en Caballito. Debo decirlo, fui por los buenos comentarios en la Guía Oleo. Está rankeado como el mejor restaurante en el rango de 31/51 pesos y pinta como un gran suceso gastronómico. Lo que me encontré: una moza bastante amarga y mala onda, un ambiente frío y descolorido y una relación precio/calidad que a mi no me convenció. Como entrada, compartimos unos rolls de masa philo rellenos de camarones con hojas verdes y reducción de aceto, que estaban bastante ricos. De plato principal, yo pedí los ravioles de osobucco en su jugo (pasables, aunque demasiado jugo) y quienes me acompañaban una pechuga rellena de queso de cabra que no convenció. Estaba seca y tibia. El postre fue lo mejor: compartimos la degustación que sale 30 pesos y trae un poquito de cada cosa (volcán de chocolate, texturas de chocolate, cheese cake, etc).
Epílogo: gastamos 50 pesos por persona (con entrada y postre compartido y una copa de vino cada una) A las 11.30 la moza comenzó a mirarnos insistentemente para que pidiéramos la cuenta (éramos las últimas en el local) y había una promoción de vinos que nunca nos comentó (la vimos en un cartel cuando salimos).

Aramburu
Abrió hace muy poco. Queda en una zona bastante oscura (Salta y Humberto primo) y funciona solo con reservas. El chef es Gonzalo Aramburu. El local está muy bien puesto y es cálido. Lo que comimos: como entrada panceta con puré de manzanas y unas mollejas (bien). De principal, yo probé un cochinillo que estaba súper tierno con una espuma de ajos (bien). El postre fue lo más flojo: un volcán de chocolate con helado de miel y jengibre (18 pesos, llegó con la base quemada).
Epilogo: Es un restaurante caro (los platos principales oscilan entre los 28 y 35 pesos), las porciones son algo pequeñas (creo que un hombre o una chica de buen comer —como yo—se queda con hambre) y para un público bastante restringido.

Sajama
Uno de los secretos mejor guardados de Buenos Aires. Abre sólo los sábados y domingos al mediodía y cocinan cuatro o cinco amas de casa. Se sirven platos de la cocina boliviana como el chicharrón con mote, la papalisa, el fricasé, el picante de pollo, el picante mixto y diversas sopas (entre ellas la de maní). No hay casi ningún argentino dando vueltas, los comensales son en su mayoría familias bolivianas. La música está a todo lo que da y el lugar no tiene nada de onda: sillas de caño de metal, manteles gastadísimos (aunque bien limpitos) y panera de plástico. El mozo, en general, está alcoholizado y se queda dormido en la silla (se despierta rápido si lo llamás). Pero, bueno, la comida es deliciosa, barata y abundante.

Chan-Chan
Es uno de los últimos restaurantes peruanos que abrió. Queda en la zona de Congreso, local sencillito, agradable. Sillas y mesas algo incomodas. Comimos bien y barato, aunque no probamos el ceviche. El ajiaco de conejo estaba muy bien y también el suspiro a la limeña que pedimos de postre. El mozo fue muy simpático y creo que gastamos 30 pesos por persona.

Próximas excursiones: Les Anciens Combattants, Café San Juan, Olinda Bistró, Chiquilín.

14 comentarios:

mer dijo...

Uuuu, me encantan los reviews gastronómicos!
¿Dónde queda Sajama? Me dieron ganas de ir...

perica dijo...

a mi me encantó este post! y a mi tambien una vez me engañó la oleo. asi que mucha bola no le doy a veces

me dieron ganas de ir a todos

Lou dijo...

ohhh, cómo me gustan este tipo de post!!!

dirección de sajama, por favor

si no querés publicarla para no llenar el lugar, acepto un mail privado ;)

dholo dijo...

celebro el regreso de la crítica gastronómica!

Oh Nena dijo...

El suspiro limeño, o de limeña, de Chan Chan es TODO.
Y el pisco está buenísimo también.
Y me mata el espejo con los pájaros rojos.

Danixa dijo...

pero Jade: si vas a hacer reseña despues, que te inviten la comida!!!

(cerebro de periodista, ups, se me escapó)

Jade dijo...

no, no da comer gratis. para mi hay que pagar y después criticar lo que uno se le antoje.
cuando hacía la crítica de los bares para la revista Sal! le pasaba cada uno de los tickets de lo que gastaba al diario. y ellos pagaban. nada de tomar ni comer gratis.

Jade dijo...

Oh nena: si, el suspiro es buenísimo. rico rico.

sonia dijo...

ya no se como llegue a este blog, pero no me gustaria dejarlo antes de saber como puedo saber donde queda SAJAMA, para ir cuanto antes

Anónimo dijo...

Muy bueno tu post! Esta bueno encontrar opiniones gastronomicas! Yo solo fui a Montana Bistro con mi novio tambien por los comentarios de la guia pero tuve una experiencia completamente distinta, probe los rolls y eran muy buenos, de plato principal bondiola y lomo que me parecieron muy buenas y la degustacion de las mejores cosas que probe hasta ahora!!! El precio es de $50 por persona mas o menos pero no me parecio caro para nada! Hoy salis a comer y no gastas menos de eso! Seguire tu consejo e ire a Sajama. Saludos. Carola

Charlotte dijo...

Chan Chan es de un intimísimo amigo mío, ya le paso el review. Es más, le podría decir que lo ponga "en cartelera" no?

Rodrigo dijo...

Les dejo mi crítica gastronómica:
http://rodrigoescribe.wordpress.com/2007/11/01/la-comida-diaria/

R.P dijo...

http://rodrigoescribe.wordpress.com/2007/11/01/la-comida-diaria/

victoria dijo...

Me sirve muchísimo esta info!!! Ya que en dos semanas voy a estar yendo con amigas a uno de los apartamentos de alquiler temporario en palermo viejo, y estábamos buscando lugares para ir a comer en esa ciudad!!!! Después les cuento que tal cada uno!!