jueves, 4 de octubre de 2007

odio cuando me pasa que me da paja bañarme y me miro al espejo y me digo que el pelo no está TAN sucio, que aguanta un día laboral más, pero después llego al trabajo y con el correr de las horas se me va poniendo más grasoso y más humedo imposible y siento que es irremontable y que todo el mundo está mirandome el pelo sucio. me pone de terrible mal humor.

2 comentarios:

| Perla | dijo...

Es así. El estado de mi pelo provoca mis cambios de humor, y si llueve y por casualidad se moja la rabieta me dura bastante!

memole dijo...

Uff, me pasa lo mismo... Y es asqueroso, te mirás en el espejo del baño del laburo y es obvio que esa mecha que pensabas quedaba caída y natural se ve toda sucia y dura.